miércoles, 17 de febrero de 2010

Una nota de reflexión


Me siento un tanto extraño, porque se que a pesar de todo el esfuerzo que hice para mejorar mi relación con ella, no logre absolutamente nada.
En realidad es ella quien ya tenía decidido cual sería mi marcado destino en esta etapa en la cual yo me mostraba absolutamente orgulloso. Ella me hacia sentir mejor, mucho mas que en cualquier otra situación hasta el momento.
Pero a pesar de todos mis esfuerzos, a pesar de que en mas de una ocasión quise que hablaramos sobre lo que podía ser la razon principal de un fracaso que pudiera terminar sobre nuestra relación. A pesar de todo eso, no pude evitar el tristisimo descenlace.
Hoy ya no me escribe como antes, no lo hace con aquella frecuencia con la que lo hacen los recien comprometidos, ni tampoco atiende todas las llamadas que le hago. Hoy me siento mas solo que ayer.
Quisiera encontrar una buena razón para justificar este dificil momento personal, quisiera encontrar una explicación logica de esas que suelen usar los que estan en pareja cuando se refieren a un dificil momento y cuando aseguran que pese a tod lo superaran. Quisiera pero no puedo. No puedo porquela razón es mucho mas simple de lo que incluso yo pudiera imaginar.
Si uno pensara todo el tiempo que cada cosa tiene un tiempo marcado para su inicio y otro para su final, y que, en muchos casos ese tiempo lo puede designar uno mismo, realmente todo sería, por obviedad, mas predecible, y por supuesto tambien sería mas seguro. Ahora imaginemos ese contexto en una relación. Imaginemos que una de las partes es la que impone ese plazo
sin siquiera darselo a saber a la otra parte.
Algo así se podría decir, es lo que me paso a mí. Yo no creía que ella le vería tan poco futuro a la relación. Por ende yo me había puesto en el plan de prometerle mil cosas que jamas llegue a cumplir por completo. Ella me lo dijo una mañana cuando todo ya estaba demasiado sepueltado y cuando ya teniamos muy claro como seguir cada uno por su rumbo. No le vio futuro, y lo fue imaginando, me aclaro en cada ocasión que cosas dificultaban nuestro compromiso y que eso lo volvía todo mas fragil. Hasta que un día aclaro que todo era mas dificil de llevar de lo que hasta el momento yo habría podido imaginar.
Se termino, continuamos como amigos, pero de a poco dejaron de llegar esas imediatas respuestas a cada mensaje que le mandara, ya no siempre me atendía en cada llamada. Comenzaba yo a ver mas dificil lo que ahora era una indiscutida amistad.
Demas esta decir que de todas aquellas promesas muy pocas llegue a cumplir, no tuve a mi disposición todos esos plazos que yo creí que tendría. Aún estan pendientes a cumplir por si un día se le ocurre volver.
Aún conservo el anillo, una de las pocas cosas que pude darle con inmediatez y que acepto si mayores inconvenientes. Pero conservo los recuerdos, que son el regalo mas precioso que pudiera haberme dado en un momento como ese. Fue un momento que lo pense durante años; no termino de la mejor manera, pero lo importante es que no termino mal.
Pese a todo estoy tranquilo, como debería estar siempre, porque se que en esto, al menos ahora, no hay marcha atras. Estoy dispuesto a empezar de nuevo un nuevo camino, esta vez prometiendo que sera mucho mas tranquilo que antes.
Solo, solo y nada mas, pero tengo que admitir que me siento muy bien, fue un gran amor, y es un gran recuerdo; la quiero y la llevo en mi como eso, como un gran recuerdo dificil de superar.
Me voy a vivir mi gran historia a otro lugar recordando que ella es una de esas grandes personas dificles de olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada