domingo, 15 de noviembre de 2009

El accidentado regreso de Viejas Locas

Tras nueve años de separación, la banda volvió a los escenarios, y ayer se disousieron a tocar en el estadio de Velez. El momento triste ocurrio en la previa, cuandoo simpatizantes de la banada protagonizaron disturbios varioa.
Pero volviendo a lo alegre, la banda liderada por el Pity Alvarez brindo un recital para poco mas de unas 40.000 almas, el cual abre otra pagina en la historia del Rock Nacional.

Les dejo el ultimo video sacado por la banda, con el fin de anunciar su regreso, "Perro Guardian", y un clasico que en este momento es muy de mi gusto "Aunque a nadie ya le importe".

"Mientras los ánimos se caldeaban sobre la avenida Juan B. Justo, adentro del estadio, Pity y compañía se preparaban para salir al escenario con una extensa intro bastante volada. "1, 2, 3, va.", dijo Cristian Álvarez y un arsenal de fuegos artificiales coronó el arranque con "Intoxicado". Si se quiere buscar un nuevo "pogo más grande" para reemplazar el de las huestes ricoteras y su "Ji, ji, ji", debería tenerse en cuenta este comienzo: el campo del José Amalfitani estaba colmado con más de 35 mil personas que lo hicieron lucir como si todo fuese una gran primera fila. Todos uno al lado del otro, como si estuvieran contra la valla, pero a 50 metros del escenario. La vuelta tan esperada estaba en marcha.

Los efectos de fuegos de artificio no fueron los únicos recursos para realzar la escenografía. Una pantalla circular y seis filas de luces potentes que salían hacia los costados simulando al logo de la banda. Estas apoyaron cada uno de los cuelgues de la banda subiendo las luces cuando repetían las vueltas de algunos temas y bajándolas cuando terminaban, como buscando una situación de intimidad junto a Fachi, Abel Meyer y el nuevo integrante, Sergio, en largos pasajes del recital. En ese momento, justo se prendían otras en el mangrullo que también replicaban el ícono de Viejas Locas sobre el público, ahí donde se arengó, se saltó y se cantó a favor de VL durante un setlist largo en el que recorrieron sus tres discos (sonaron, entre otros, "638", "¿Qué vas a hacer tan sola hoy?", "Me gustas mucho", "Simpática demonia", "Difícil de entender", "Hermanos de sangre", "Perra", "Homero", "Niños" y "Una piba como vos").

Y en su mentado regreso, el Pity fue el Pity a pleno. Se preguntó "Cómo cambia la vida en diez años y cómo cambia en un ratito", corrió hasta los camarines, comió caramelos, tiró una guitarra al público ("Cuando no me andan las guitarras, no me gustan"), se cambió de ropa y aconsejó si iban "a tirar zapatillas, que sean 41 y algo moderno". Se movió. Quiso rock y, aunque fue y vino entre las olas de la motivación, lo tuvo. Que no se corte, y que (la próxima vez) sea en paz."

Por Emilio Zavaley

Fuente: http://www.rollingstone.com.ar/nota.asp?nota_id=1200194





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada